Islam y Coran
Indiferencia del marido

Indiferencia del marido

Si un esposo no mantiene ninguna interacción física o incluso comunicación verbal con su esposa durante un tiempo prolongado (más de 5 años) después del matrimonio, y tampoco le ordena que haga ninguna tarea, y la esposa solo hace las labores típicas de una casa y las labores regulares además  atendiendo a sus parientes políticos, ¿cuál es la regla del Islam en este sentido? ¿Qué se supone que debe hacer la mujer?

Los hombres tienen que vivir con sus esposas en términos aceptables.

Allah el Todopoderoso ordena:

“(…) Vivid con vuestras esposas en términos aceptables. Si no os gustan, recordad que Allah puede crear mucha bondad en algo / alguien que no os gusta “(4:19).

En esta situación, su esposo no está tratando justamente a la mujer. Entonces, lo que tiene que hacer es tratar de comunicarse con su esposo y resolver  el problema.

Allah el Todopoderoso ordena:

“Si una mujer se preocupa por un maltrato o aversión por parte de su esposo, no está mal que se reconcilien entre sí (al comprometer sus derechos), porque la reconciliación es mejor, y (porque) el alma humana siempre está propenso al egoísmo. Así que haz el bien y prepárate (contra el mal), Allah está al tanto de lo que haces. “(4: 128)

Si la pareja quiere reconciliarse, deberían esforzarse para volver a una vida normal. Deben comunicarse entre sí y tratar de resolver los problemas juntos. Deben estar orientados a soluciones y comprometer sus derechos si es necesario. El matrimonio no puede continuar sin el consentimiento mutuo. El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, bajo el compromiso y consentimiento mutuo de vivir juntos según las enseñanzas de su fe. El hombre siente la necesidad de una compañera que cuide de el, del hogar y d la educación de los hijos. De la misma manera, la mujer necesita de un hombre que viva con ella, la proteja y la acompañe.

Si los problemas no se resuelven, la mujer siempre tiene derecho a divorciarse de su esposo si decide que ya no lo quiere.

Allah el Todopoderoso ordena:

“(…) Si teméis que no puedan mantenerse dentro de los límites fijados por Dios, no incurrirán en falta ninguno de los dos por aquello a lo que ella renuncie [en favor del marido] a fin de quedar libre.

Estos son los límites que Dios ha fijado; no los violéis: pues quienes violan los límites que Dios ha fijado –¡ esos son los malhechores! “. (2: 229)

Si la mujer se divorcia de su marido, ella debería devolverle lo que recibió como Mahr. Ella no debe temer ser pobre o necesitada. Allah el Todopoderoso ordena:

Si ellos (esposo y esposa) se separan, Alá los enriquecerá con su prosperidad (no los hará dependientes el uno del otro). Alá es el poseedor de amplias posibilidades y Él siempre juzga correctamente “(4: 130)

Hay ejemplos de mujeres que se divorciaron de sus maridos durante la vida de nuestro Profeta.

Uno de ellos es como el siguiente:

“La hija de Sahl de los Ansar estaba casada con Sabit Ibn. Qays. Un día, mientras el profeta iba a cumplir la oración de la mañana, notó a Habibe frente a su puerta. “¿Quién eres?”, Preguntó. “Habibe, la hija de Sahl” respondió ella. “¿Qué ha pasado?” Fue su segunda pregunta. “No quiero seguir viviendo con Sabit”. El profeta llamó a Sabit y cuando llegó Sabit, se volvió hacia él y le dijo: “Habibe, aquí presente, me explicó todo”. Habibe dijo: “Mensajero de Allah, tengo todo lo que él me dio”. Entonces, el Mensajero de Dios le dijo a Sabit : “Acepta esa propiedad de ella”. Sabit la aceptó y Habibe se fue a vivir con su familia “. (Al-Muwatta, Talaq / Divorce, 11)

Otra narración del período de Omar es como la siguiente:

“Una vez una mujer vino a Omar Ibn. Al-Khattab y se quejó de su esposo. A la mujer se le pidió pasar la noche en una choza de paja . Por la mañana, Omar llegó a la cabaña y le preguntó a la mujer sobre su noche. Ella respondió que nunca tuvo una mejor. Entonces Omar le preguntó a la mujer acerca de su esposo. Ella lo alabó y luego agregó: “Él es lo que es, pero no puedo evitarlo”. Después de este evento, Omar aprobó la petición de la mujer y le permitió divorciarse de su marido “. (Mâlik Ibn. Anas, Mudawwana, II / 341)

Tanto el Profeta Muhammad P&B como Omar no les preguntaron a las mujeres la razón del divorcio.

Estos son los límites de Allah . La mujer debe decidir qué hacer en estos límites bajo su propio criterio y responsabilidad.

Comentarios recientes

    Archivos