Islam y Coran
Pintura y Escultura En El Corán

Pintura y Escultura En El Corán

¿Cuál es la decisión sobre el dibujo de ilustraciones de criaturas vivas, especialmente las caricaturas de las personas? ¿Cuál es la norma en el arte de la escultura y en tener modelos sin vida en las tiendas de ropa?

Dibujar pinturas, caricaturas o hacer esculturas de seres vivos no está prohibido por ningún verso en el Corán. Por el contrario, en los versos que vamos a referir a continuación, se mencionan sus beneficios. Allah el Todopoderoso habla favorablemente de que Jesús hizo una escultura de ave:
 إِوَإِذْ تَخْلُقُ مِنَ الطِّينِ كَهَيْئَةِ الطَّيْرِ بِإِذْنِي فَتَنْفُخُ فِيهَا فَتَكُونُ طَيْرًا بِإِذْنِي وَتُبْرِئُ الْأَكْمَهَ وَالْأَبْرَصَ بِإِذْنِي وَإِذْ تُخْرِجُ الْمَوْتَى بِإِذْنِي وَإِذْ كَفَفْتُ بَنِي إِسْرَائِيلَ عَنْكَ إِذْ جِئْتَهُمْ بِالْبَيِّنَاتِ فَقَالَ الَّذِينَ كَفَرُوا مِنْهُمْ إِنْ هَذَا إِلَّا سِحْرٌ مُبِينٌ
Y cuando creaste de arcilla a modo de pájaros con Mi permiso, soplaste en ellos y se convirtieron en pájaros con Mi permiso. Sura 5 Al-Ma’idah (La Mesa Servida) 110
El Mesías (pbuh) había hecho una figura de pájaro de barro. Sin duda esto era una escultura. Después, esta escultura se había convertido en un verdadero pájaro con el permiso de Allah. Este acontecimiento fue una de las pruebas de que Jesús (pbuh) era el mensajero de Dios.
Algunos pueden pensar que este verso no puede servir como prueba de la licitud de hacer pinturas y esculturas de los seres vivos, ya que se puede defender que un evento tan milagroso no será una evidencia de una decisión general sobre pintura y escultura.
Esta oposición no es razonable, porque ningún Profeta (nabi) puede hacer algo prohibido (haraam) y luego presentarlo como un milagro para la gente. Los siguientes versos eliminan absolutamente las sospechas.
El Dios Todopoderoso utiliza estas expresiones favorables sobre los genios (criaturas invisibles) que fueron sometidos a Profeta Salomón (P):
يَعْمَلُونَ لَهُ مَا يَشَاءُ مِنْ مَحَارِيبَ وَتَمَاثِيلَ وَجِفَانٍ كَالْجَوَابِ وَقُدُورٍ رَاسِيَاتٍ اعْمَلُوا آَلَ دَاوُودَ شُكْرًا وَقَلِيلٌ مِنْ عِبَادِيَ الشَّكُورُ

hacían para él cuanto quería: santuarios, estatuas, pilas [grandes] como estanques y calderas fijadas al suelo. [Y dijimos:] “¡Trabajad, Oh pueblo de David, en agradecimiento [a Mí]–y [recordad que] pocos son los realmente agradecidos [aun] entre Mis siervos!” Sura 34. Saba’ 13
Este verso, sin duda demuestra que el Profeta Salomón (P) ordenó a los genios para hacer esculturas. Ningún nabi (profeta) puede ordenar algo que está prohibido hacer. Por el contrario, Dios el Todopoderoso, habla favorablemente de los genios para que hicieran esculturas por Profeta Salomón (P). Incluso menciona al final del versículo que esos asuntos son parte del cumplimiento de sus deberes. La mayoría de los eruditos tuvieron dificultades para entender las narraciones críticas sobre pintura y escultura, porque no les importaba la relación entre las narraciones del mensajero de Dios (pbuh) y los versos que mencionamos anteriormente. Por otro lado, no examinaron las razones de los sucesos de estos hadices. Con el tiempo, no pudieron tomar el juicio correcto sobre este tema.
¿Cómo debemos entender las narraciones (hadices) que oponen la pintura?
Hay algunas narraciones (hadices) que hablan mal de la pintura. La razón de ello-tal como se entiende de las hadices- es la idea de que las pinturas imitan la creación de Dios y exaltan a otros que no sean Dios. Los hadices que comienzan como “Los que imitan la creación de Dios …” o “Aquellos que tratan de parecerse a Dios en la creación …” son ejemplos de esta idea. Adorar cualquier cosa que no sea Dios es, sin duda, un ejemplo de blasfemia. Adorar a una escultura, una persona u objetos de la naturaleza, como el Sol y la Luna, son todos ejemplos de idolatría que causan blasfemia. Sin embargo, nadie puede decir una determinada cosa o su producción está prohibida solo porque se utiliza como un medio de idolatría. Los cristianos adoran a Jesús (as) y a su madre, pero oramos por esos dos y los apoyamos. Algunas tribus adoran al Sol y la Luna, pero creemos que son de los signos de Dios. Si una tribu adora a los coches, esto no causaría que los coches fabricados para el transporte estén prohibidos en la religión. En cuanto a la afirmación de la imitación, el Corán puede refutarlo con un solo versículo. Los siguientes versículos expresan que el ser humano nunca puede imitar la manera en que Dios crea:
أَمْ جَعَلُوا لِلَّهِ شُرَكَاءَ خَلَقُوا كَخَلْقِهِ فَتَشَابَهَ الْخَلْقُ عَلَيْهِمْ قُلِ اللَّهُ خَالِقُ كُلِّ شَيْءٍ وَهُوَ الْوَاحِدُ الْقَهَّارُ
O, ¿creen [de verdad] que existen, junto con Dios, otros poderes divinos que han creado lo mismo que Él ha creado, de forma que ese acto de creación les parece similar [al Suyo]?
Di: “Dios es el Creador de todas las cosas; y Él es el Único que tiene dominio absoluto sobre todo lo que existe.” Sura 13. Ar-Raad (El Trueno) 16
Este versículo expresa claramente que no hay una razón lógica para que una persona adore a otra persona que no sea Dios. porque las calificaciones del Dios Creador son tan únicas que no pueden compararse con la creación de otra persona. Además, el versículo llama la atención sobre la incapacidad de los supuestos asociados en cuanto a crear cosas que Dios ha creado.
Dios el Todopoderoso decreta:
 أَمْ خُلِقُوا مِنْ غَيْرِ شَيْءٍ أَمْ هُمُ الْخَالِقُونَ. أَمْ خَلَقُوا السَّمَاوَاتِ وَالْأَرْضَ بَل لَا يُوقِنُونَ
[¿O es que niegan la existencia de Dios? ] ¿Han sido creados sin nada [que haya obrado su creación]? –o, ¿acaso se han creado a sí mismos? ¿[Y] han creado los cielos y la tierra? ¡No, –sino que no tienen certeza de nada! Sura 52. At-Tur (El Monte Sinaí) 35-36
Este verso revela que el humano no es más que un ser creado. Si todas las personas se unieron para crear algo como Dios ha creado, ni siquiera pueden crear una mosca.
Dios el Todopoderoso decreta:
 يَا أَيُّهَا النَّاسُ ضُرِبَ مَثَلٌ فَاسْتَمِعُوا لَهُ إِنَّ الَّذِينَ تَدْعُونَ مِنْ دُونِ اللَّهِ لَنْ يَخْلُقُوا ذُبَابًا وَلَوِ اجْتَمَعُوا لَهُ وَإِنْ يَسْلُبْهُمُ الذُّبَابُ شَيْئًا لَا يَسْتَنْقِذُوهُ مِنْهُ ضَعُفَ الطَّالِبُ وَالْمَطْلُوبُ. مَا قَدَرُوا اللَّهَ حَقَّ قَدْرِهِ إِنَّ اللَّهَ لَقَوِيٌّ عَزِيزٌ
¡OH GENTES! Se [os] presenta [a continuación] una parábola; ¡prestad, pues, atención a ella! ¡Ciertamente, esos seres a los que invocáis en lugar de Dios no pueden crear [ni siquiera] una mosca, ni aunque aunaran para ello todas sus fuerzas! ¡Y si una mosca les quita algo, no pueden recuperarlo! ¡Qué débil es, en verdad, el que implora, y [qué débil] el implorado!
No tienen una comprensión acertada de Dios [quienes yerran de este modo]: pues, ¡ciertamente, Dios es en verdad fuerte, todopoderoso! Sura 22. Al-Hach (La Peregrinación) 73-74
Los seres humanos ni siquiera pueden crear una mosca, no importa cuánto se desarrolle la ciencia. Para las personas que piensan que pueden crear algo como lo hace el Creador, se destaca la expresión “no tienen conocimiento de la verdadera medida de Dios”.
Sin duda, las partes sobre la imitación de la creación de Dios en las narraciones, contradicen los versículos que notifican que no es posible imitar la creación de Dios. Luego, las narraciones deben evaluarse a la luz del Corán. A través de este método, seríamos más cautelosos con las narraciones débiles y falsas (hadices). No es correcto hacer juicios sin tener en cuenta los versos sobre el tema. Veamos la siguiente narración del Mensajero de Dios que relata Aisha (r.a.):
“Oh, Aisha, los que sufrirán el tormento más violento el día del juicio son los escultores”. [1] Este hadiz debe referirse a las personas que hacen ídolos para que las personas adoren.
Vemos un ejemplo similar en los versos que narran las objeciones del Profeta Abraham (as) contra el culto de su tribu a los ídolos que fueron esculpidos en madera y piedra:
 إِذْ قَالَ لِأَبِيهِ وَقَوْمِهِ مَا هَذِهِ التَّمَاثِيلُ الَّتِي أَنْتُمْ لَهَا عَاكِفُونَ . قَالُوا وَجَدْنَا آَبَاءَنَا لَهَا عَابِدِينَ. قَالَ لَقَدْ كُنْتُمْ أَنْتُمْ وَآَبَاؤُكُمْ فِي ضَلَالٍ مُبِينٍ

cuando les dijo a su padre y a su gente: “¿Qué son esas imágenes de las que sois tan intensamente devotos?” Respondieron: “Hallamos a nuestros antepasados adorándolas”. Dijo: “¡En verdad, vosotros y vuestros antepasados estáis evidentemente extraviados!” Sura 21. Al-Anbiya’ (Los Profetas) 52-54
Del mismo modo, el profeta Moisés (pbuh) había protestado por la escultura de ternera que la gente consideraba una deidad, que fue hecha por Samiri. Fue porque el objetivo de hacer esta escultura era desviar a las personas de Dios. El Corán no se opone a hacer esculturas, sino a adorarlas.
La diferencia entre las ordenes de Salomón (pbuh) para hacer esculturas y las objeciones de Abraham y Moisés (pbuh) contra el culto a las esculturas demuestra que la orden islámica sobre esculturas depende de su objetivo. No hay duda de que está prohibido (haraam) hacer esculturas con el objetivo de adorar a otra cosa que no sea Dios. Sin embargo, cuando consideramos los versos anteriores del Corán, vemos que no hay lugar para dudas acerca de la legitimidad de hacer esculturas por razones permisibles, tal como lo hizo Salomón (as).
Ibn Masud narra que Nabi (pbuh) había roto los ídolos alrededor de la Ka’ba: 
“El Profeta (ﷺ) entró en La Meca y (en ese momento) había trescientos sesenta ídolos alrededor de la Ka`ba. Comenzó a apuñalar a los ídolos con un palo que tenía en la mano y recitar: “La verdad (Islam) ha llegado y la falsedad (incredulidad) se ha desvanecido”. De hecho, la falsedad está destinada a desaparecer. (Al-Isra 17:81) ”(Bujari, opresiones, 2478)
Estos ídolos eran medios de transgresión que estaban siendo adorados. El Mensajero de Dios (pbuh), al igual que lo hizo su antepasado Abraham (pbuh), los rompió para demostrar que no son nada para elogiar.
Del mismo modo, pintar y dibujar caricaturas serían legales, a menos que se usen como instrumentos de hechos prohibidos (haraam).
Autor: Jamal Najim

Comentarios recientes

    Archivos

    Publicaciones